1642

La Inquisición lleva preso por las calles de Roma a José de Calasanz y a sus colaboradores en el gobierno de la Orden. Comienza una etapa de persecuciones.